UVa : Universidad de Valladolid
Vicerrectorado de Relaciones Internacionales y Extensión Universitaria
ACTIVIDADES CULTURALES

En familia. Sancho en Barataria. Teatro Azar

Azar Teatro presenta SANCHO EN BARATARIA

BARATARIA es un lugar geográficamente localizado. Está en Aragón y es una villa rodeada por el río Ebro, de ahí lo de ínsula.  En ese lugar se desarrolla uno de los episodios más disparatados y  divertidos del Quijote, que está recogido en varios capítulos de la segunda parte de la novela. 

D. Quijote y su escudero se encuentran con unos duques, que les invitan a alojarse en su castillo. Éstos, por divertirse y entre otras muchas bromas, le conceden a Sancho el gobierno de la ansiada ínsula que su señor D. Quijote le había prometido.

Curiosamente Sancho, que es burlado como un simple carente de inteligencia, se desenvuelve en su gobierno con sabiduría y buen juicio, dando una lección de sensatez a todos los que pretenden burlarle.

Tanto los consejos que Don quijote le da a Sancho en su despedida para que sea un buen gobernante y un buen juez, como las conclusiones que extrae Sancho cuando decide dimitir de su cargo habiéndose comportado en todo honradamente, son verdaderas lecciones de vida, completamente intemporales, de las que podemos aprender mucho, y que nos ponen un espejo ante nuestra realidad actual.

BARATARIA es también un lugar imaginario y onírico, a veces con tintes de pesadilla, pero de la que puedes despertar. Un lugar donde la bondad de Sancho acaba imponiéndose a la crueldad de sus burladores y donde la justicia es posible.

Y siendo yo gobernador, que es más que ser alcalde, ¡llegaos, que la dejan ver! No, sino popen y calóñenme, que vendrán por lana y volverán trasquilados, y a quien Dios quiere bien, la casa le sabe, y las necedades del rico por sentencias pasan en el mundo, y siéndolo yo, siendo gobernador y juntamente liberal, como lo pienso ser, no habrá falta que se me parezca.

No, sino haceos miel, y paparos han moscas; tanto vales cuanto tienes, decía mi agüela, y del hombre arraigado no te verás vengado.

¡Oh, maldito seas de Dios, Sancho! —dijo a esta sazón don Quijote—. ¡Sesenta mil satanases te lleven a ti y a tus refranes! Una hora ha que los estás ensartando y dándome con cada uno tragos de tormento. Yo te aseguro que estos refranes te han de llevar un día a la horca, por ellos te han de quitar el gobierno tus vasallos o ha de haber entre ellos comunidades. Dime, ¿dónde los hallas, ignorante, o cómo los aplicas, mentecato? Que para decir yo uno y aplicarle bien, sudo y trabajo como si cavase.

¡Oh, maldito seas de Dios, Sancho! —dijo a esta sazón don Quijote—. ¡Sesenta mil satanases te lleven a ti y a tus refranes! Una hora ha que los estás ensartando  y dándome con cada uno tragos de tormento. Yo te aseguro que estos refranes te han de llevar un día a la horca, por ellos te han de quitar el gobierno tus vasallos o ha de haber entre ellos comunidades. Dime, ¿dónde los hallas, ignorante, o cómo los aplicas, mentecato? Que para decir yo uno y aplicarle bien, sudo y trabajo como si cavase.

Por Dios, señor nuestro amo —replicó Sancho—, que vuesa merced se queja de muy pocas cosas. ¿A qué diablos se pudre de que yo me sirva de mi hacienda, que ninguna otra tengo, ni otro caudal alguno, sino refranes y más refranes? Y ahora se me ofrecen cuatro que venían aquí pintiparados, o como peras en tabaque, pero no los diré, porque al buen callar llaman Sancho.

PRESENCIAL

DOCUMENTACIÓN

Teléfonos

983 18 7805 - teléfono
983 18 7801 - fax

Aviso Legal
Política de Privacidad

Atención al público

Horario: de lunes a viernes, de 9 a 14 horas.
Edificio 'Condes de Buendía'
C/ Juan Mambrilla, 14. 47003. Valladolid
centro.buendia@uva.es
extension.cultura@uva.es

CENTRO BUENDÍA