UVa : Universidad de Valladolid
Vicerrectorado de Relaciones Internacionales y Extensión Universitaria
UNIVERSIJAZZ

Universijazz 2014

La decimotercera edición del Festival Internacional de Jazz de la Universidad de Valladolid, Universijazz, viene marcada por el cambio de sede. La nueva ubicación será el claustro de la Hospedería de San Benito, formidable espacio histórico, en pleno centro de la ciudad que cuenta con todas las comodidades para disfrutar de un festival de Jazz de verano como es Universijazz. La Universidad de Valladolid continúa apostando por este festival que comenzó hace ya trece años, manteniendo un alto nivel de calidad desde su creación.

Este año contamos con una serie de artistas de primerísimo nivel internacional, que, sin duda, conforman una de las mejores programaciones de la historia de Universijazz.

Freddy Cole hermano de Nat King Cole, que cuenta con una discografía de 26 grabaciones a su nombre. Un concierto lleno de swing y de clase, hecho con la verdad de un artista que ha vivido la época más gloriosa del jazz.

El gran maestro Chucho Valdes  & The Afro-cuban Messengers, un artista fuera de categoría dentro de la escena jazzística. Su talento y su popularidad  hacer prever un concierto histórico dentro de la trayectoria del Universijazz.

Kenny Garrett. Colosal saxofonista.  Formó parte del grupo Miles Davis. Ganador de varios Grammy. Kenny  Garrett  es sin duda otro de los grandes nombres del mundo del jazz.

Sheila Cooper. Es una de esas escasas artistas  singulares de verdad. Estupenda saxofonista al igual que estupenda cantante. El Downbeat ya se ha hecho eco de su talento. En estos momentos es un descubrimiento, con el tiempo probablemente se convertirá en figura del jazz.  Cuando eso suceda ya le habremos visto en el Universijazz.

José Luis Gutiérrez
Director Artístico

Martes, 15 de julio | FREDDY COLE QUARTET

Freddy Cole. Piano, voz
Randy Napoleon. Guitarra
Elias Bailey. Contrabajo
Curtis Boyd. Batería



El famoso pianista y cantante de jazz Freddy Cole es el hermano más joven del legendario Nat King Cole, y es universalmente considerado como uno de los pocos grandes y genuinos cantantes de jazz en activo.

Tal como dijo el New York Times recientemente: 'Freddy tiene un impecable sentido del swing, es el cantante con más madurez expresiva de su generación y el mejor vocalista de jazz vivo'.

Su colega y gigante del jazz Jon Hendricks proclamó: 'Freddy Cole es un verdadero príncipe de la canción, defendiendo su noble origen como sólo él puede hacerlo'. El icónico vocalista de jazz Jimmy Scott añadió que 'Freddy es uno de los pocos verdaderamente grandes de hoy en día'.

Freddy Cole homenajea incansablemente al gran cancionero americano. Nadie en el mundo de hoy conoce e interpreta una selección más amplia de canciones clásicas que el señor Cole, que recorre regularmente los EE.UU., Japón y Europa con su cuarteto, integrado por el joven guitarrista Randy Napoleón, el sólido bajista Elias Bailey y el reconocido batería Curtis Boyd.

Freddy es uno de los más magnéticos narradores de toda la historia del jazz, tocando los corazones y las almas de oyentes de todo el mundo. Freddy Cole ganó el reconocimiento internacional con el superventas 'All My Tomorrows' que grabó con el saxofonista Grover Washington, Jr., tras lo cual ha grabado numerosos álbumes de gran éxito, siendo nominado a los Grammy en varias ocasiones.

Discografía

2013: This and That
2011: Talk to Me
2010: Freddy Cole Sings Mr. B (Grammy-nominated)
2009: The Dreamer in Me: Live at Dizzy's Club
2007: Music Maestro Please
2006: Because of You
2005: This Love of Mine
2004: Waiter, Ask the Man to Play the Blues, re-mastered
2004: I'm Not My Brother, I'm Me, re-release
2003: In the Name of Love
2001: Rio de Janeiro Blue
2000: Merry-Go-Round
1999: Le Grand Freddy: Freddy Cole Sings The Music Of Michel Legrand
1998: Love Makes the Changes
1997: To the Ends of the Earth
1997: It's Crazy, But I'm in Love
1996: Live at Vartan Jazz
1995: This Is the Life
1995: Always
1995: I Want a Smile for Christmas
1993: A Circle of Love
1992: Live at Birdland West
1990: I'm Not My Brother, I'm Me
1978: One More Love Song
1977: The Cole Nobody Knows
1976: The Way Freddy Cole Sings
1964: Waiter, Ask the Man to Play the Blues
1953: Whispering Grass
1952: The Joke's on Me

Más información: www.freddycole.com

Miércoles, 16 de julio | CHUCHO VALDÉS & THE AFRO-CUBAN MESSENGERS

Chucho Valdés. Piano
Mayra Caridad Valdés. Voz
Rodney Illarza Barreto. Batería
Angel Gastón Joya Perellada. Contrabajo/Bajo eléctrico
Dreiser Durruthy Bombalé. Batás y vocal
Yaroldy Abreu Robles. Percusión
Reinaldo Melián. Trompeta



Ganador de cinco Grammys y tres Latin Grammy, el pianista, compositor y arreglista cubano Chucho Valdés es la figura más influyente en la historia moderna del jazz afro-cubano.

Su más reciente trabajo,  Border-Free (Sin Fronteras) incluye siete nuevas composiciones originales y es otra muestra de una búsqueda musical que trasciende estilos y tradiciones.

En esta grabación, en la que Valdés está nuevamente acompañado por sus Afro-Cuban Messengers, la música alude al flamenco, los ritmos de los Gnawa de Marruecos y la música ritual de los Orishas; incluye gestos del hard-bop y el danzón, pero también ecos de Bach, Rachmaninoff y Miles Davis. Y, sin embargo, la suma total es un sonido profundamente personal y sin restricciones. Es el sonido de Chucho Valdés.

“Yo he tenido esta idea de tomar elementos diferentes, mezclarlos y ver qué pasaba desde que era estudiante. Y poquito a poco, con el tiempo, he encontrado mi manera”, dice Chucho. “Y me encanta, porque es una búsqueda que te obliga a investigar y estudiar. No todo es música afro-cubana. Yo siempre estoy buscando cosas nuevas”.

La idea en Border-Free “fue hacer muchas cosas diferentes pero bajo mi propio estilo. Eso sí que es algo bien difícil de lograr”.

Dionisio Jesús 'Chucho' Valdés Rodríguez, nació en una familia de músicos en Quivicán, provincia Habana, Cuba, el 9 de Octubre de 1941. Sus primeros maestros fueron su padre, el pianista, compositor y director de orquesta Ramón “Bebo” Valdés y su madre, Pilar Rodríguez, quién cantaba y tocaba el piano.

A los tres años, Chucho ya tocaba en el piano, de oído, con las dos manos y en cualquier tonalidad, las melodías que escuchaba en la radio. Hay una famosa anécdota que cuenta como Bebo le hizo una broma a su gran amigo, el gran bajista y compositor Israel López “Cachao,” pidiéndole que escuchara, sin mirarlo, de espaldas,  a “un joven pianista norteamericano”. Chucho tenía entonces 4 años.

A los cinco años, Chucho comenzó a recibir clases de piano, teoría y solfeo con el maestro Óscar Muñoz Boufartique, estudios que culminaron en el Conservatorio Municipal de Música de la Habana a la edad de catorce años. Chucho también tomó clases privadas con Zenaida Romeu, Rosario Franco, Federico Smith y Leo Brouwer.

“En casa mi padre tocaba discos de Ellington, Count Basie, Glen Miller. Yo fui un privilegiado. Porque como Bebo era el pianista en el Tropicana, yo pude ver verdaderas leyendas del jazz en persona. Me llevó  a ver a Nat King Cole, Erroll Garner y Sarah Vaughan cuando yo era aún un niño que estudiaba música. No se imaginan el efecto que eso tuvo en mi vida. Enorme. Eso fue mágico”.

A los quince años, Chucho formó su primer trío de jazz, y en diciembre de 1958 trabajó como pianista en los hoteles  Deauville y St. John de La Habana. En 1959, hizo su debut con  la orquesta Sabor de Cuba, dirigida por su padre, y con ella acompañó a muchos cantantes importantes de la época, tales como Rolando Laserie, Fernando Álvarez y Pío Leyva.

“Bebo me enseñó todo sobre la música cubana, la música de Sud América, el jazz y cómo trabajar con la orquesta,” dice Chucho. “El me dio la posición de pianista de la orquesta y se quedó como director así yo podía aprender a trabajar bajo un conductor. Con esa orquesta hicimos nuestro show y un millón de cosas más, incluyendo shows en el Havana Hilton. De esa experiencia aprendí muchísimo. Él es mi ídolo. No digo ‘fue’ mi ídolo, es mi ídolo. Él fue mi maestro, y todavía lo es.”

La vida familiar y profesional de Chucho tomó un giro dramático en 1960 cuando su padre se fue a trabajar a México y de allí se fue a Europa, eventualmente radicándose en Suecia. Bebo Valdés nunca regresó a Cuba. (Padre e hijo volvieron a verse 18 años después en Carnegie Hall, donde Chucho debutaba con su grupo Irakere. El vínculo se re-estableció plenamente a partir del año 2000, cuando tocaron en dúo en Calle 54, la película sobre jazz latino del director español Fernando Trueba. Su extraordinaria historia de re-encuentro culminó, musicalmente, en Juntos Para Siempre, una grabación en 2007 que ganó un Grammy y un Latin Grammy. Bebo Valdés falleció en marzo de 2013  a los 94 años.)

 Al principio de los años sesenta, Chucho trabajó como pianista en el Teatro Martí (1961), el Salón Internacional del Hotel Habana Riviera (1963) y en la orquesta del Teatro Musical de la Habana (1964-67). En este último año, y por recomendación de su viejo maestro, el gran guitarrista, compositor y director Leo Brouwer, Chucho creó su propio combo.

También en 1967, Chucho entra en la importante Orquesta Cubana de Música Moderna, dirigida entonces por los maestros Armando Romeu y Rafael Somavilla. Ya dentro de la Orquesta, Chucho retomó la idea del combo y en 1970 debutó liderando un quinteto en el Festival Internacional de Jazz Jamboree en Polonia.

En 1972, después de Jazz Batá, una grabación de trío de jazz “a la cubana” con el bajista Carlos del Puerto y el percusionista y cantante Oscar Valdés en tambores batá (tradicionalmente usados en la música de los Orishas, conocida también como Santería), Chucho decide ampliar el formato añadiendo metales y batería de jazz.  Así nace, en 1973, Irakere, una pequeña big band que ofrece una explosiva mezcla de jazz, rock, música clásica y una amplia gama de música tradicional cubana, incluyendo instrumentos y ritmos de la música ritual religiosa afro-cubana.

“Las ideas de los metales (en Irakere) tiene que ver con el trabajo de la Orquesta Cubana de Música Moderna, la cual era una gran big band,” dice Chucho. “ Yo traté de imitar ese sonido con cuatro metales -dos trompetas, un saxo alto y un tenor- y con eso tratar de sonar como una big band. Por supuesto cuando tienes monstruos como Paquito D’Rivera, Arturo Sandoval, Jorge Varona y Carlos Averhoff tú puedes escribir lo que quieras y va a sonar bien”.

El grupo tuvo su primer gran impacto internacional en 1976 en Finlandia, y al año siguiente fue descubierto por el gran Dizzy Gillespie en una visita a La Habana en un crucero de jazz del cual también eran parte el pianist Earl “Fatha” Hines y el saxofonista Stan Getz.

En 1978, el productor Bruce Lundvall, entonces presidente de CBS, firmó a Irakere para su sello y el grupo debutó en los Estados Unidos en Carnegie Hall como parte del Newport Jazz Festival como “invitados sorpresa”, sin ser anunciados públicamente. Por esas cosas del destino, el programa esa noche también incluyó a dos de las mayores influencias de Chucho: los pianistas McCoy Tyner y Bill Evans.

Una selección de temas del concierto en Carnegie Hall y de la actuación del grupo en el Festival de Jazz de Montreux, Suiza, conformó el programa del primer disco del grupo lanzado en los Estados Unidos. Titulado simplemente Irakere (CBS), la grabación ganó un Grammy® como Mejor Álbum de Música Latina en 1979.

Desde entonces Irakere ha creado un imponente legado que incluye tanto grandes obras de música bailable como Homenaje a Beny Moré (Pimienta, 1989) e Indestructible (Sony, 1997); exploraciones con música religiosa afro-cubana como Babalú Ayé (Bembé, 1999) con el gran cantante de música de Orishas Lázaro Ros; así como también ambiciosos proyectos como Tierra En Trance (Areíto, 1983) y Misa Negra (Messidor, 1987)

Por diferentes razones, Irakere fue cambiando sus integrantes a través de los años. Chucho permaneció como la gran constante. Pero el éxito tuvo sus costos. Excepto por el notable álbum en solitario Lucumí (Messidor, 1986), su talento como pianista fue por mucho tiempo oscurecido por sus otras obligaciones en Irakere.

En 1997, Chucho ganó su segundo Grammy por su participación en Habana (Verve) como miembro de Crisol, el grupo liderado por el trompetista Roy Hargrove.

Al año siguiente, sin abandonar completamente Irakere, Chucho inició una carrera paralela como solista y líder de cuartetos para así explorar mas plenamente sus posibilidades como pianista.

'Veinticinco años con una misma banda es mucho tiempo, “ dijo Chucho en su momento. 'He querido tocar solo y con el cuarteto por mucho tiempo ya. Mi trabajo como pianista y solista se diluye en Irakere. Mi trabajo allí es ser arreglista, director musical y compositor, el cual es un trabajo completamente diferente'

Chucho permaneció con Irakere hasta el 2005 y desde entonces está totalmente enfocado en su carrera personal.

Esta nueva etapa fue marcada por hitos como Solo Piano (Blue Note, 1991), Solo: Live in New York (Blue Note, 2001) y New Conceptions (Blue Note, 2003), así como grabaciones con cuartetos tales como Bele Bele en La Habana (Blue Note, 1998), Briyumba Palo Congo (Blue Note, 1999) y Live at the Village Vanguard (Blue Note, 2000) el cual incluye a su hermana, la vocalista Mayra Caridad Valdés y ganó el Grammy como Mejor Álbum de Latin Jazz.

A este premio le siguieron los recibidos por el ya mencionado Juntos Para Siempre (Calle 54, 2007), su dueto con su padre Bebo, y el Grammy a Chucho’s Steps (Comanche, 2010), con su nuevo grupo los Afro-Cuban Messengers .

En total, Chucho ha recibido cinco Grammys y tres Latin Grammys.

En el año 2012 Chucho reorganizó a los Afro-Cuban Messengers y el grupo ahora incluye a Yaroldy Abreu en percusión y Dreiser Durruthy Bombalé  en batá y voces; Reinaldo Melián, trompeta, Gastón Joya, bajo y Rodney Barreto, batería.

Su más reciente producción, Border-Free, es otra expresión más de la constante búsqueda y evolución de Chucho Valdés como pianista, compositor y director.

Más información: www.valdeschucho.com 

Jueves, 17 de julio | KENNY GARRETT QUINTET

Kenny Garrett. Saxo
Vernell Brown. Piano
Corcoran Holt. Bajo
Mcclenty Hunter. Batería
Rudy Bird. Percusión



Para su tercer lanzamiento “Pushing the World  Away”, el saxofonista y compositor Kenny Garrett literalmente tuvo que 'alejar' un flujo constante de distracciones para llegar al núcleo del disco, cambiando las prioridades en su agenda y sumergiéndose en la esencia de la música.

'Siempre estoy escribiendo, así que la composición no supuso ningún problema', dice Garrett, que es posiblemente el alto saxofonista más imitado en el jazz. 'Pero había estado viajando mucho con mi banda, y no ensayo nuevo material en la gira. Sin embargo, grabar un disco requiere de mucha preparación. Tuve que alejarme para conceptualizar la música, para poder recibir las bendiciones y regalos de estas canciones” .

En “Pushing the World Away”, Garrett sigue madurando como compositor. Como el fallecido Mulgrew Miller, su íntimo amigo desde hace muchos años, dijo el año pasado, 'Kenny siempre ha tenido un gran sonido desde el principio. Él tenía su propio sonido único, pero gracias a sus composiciones ese sonido se ha transformado en una voz aún más cautivadora y lírica'.

Garrett, a su vez, hace un guiño al pianista que conocía desde hacía más de 30 años en el alegre y a veces explosivo primer tema del álbum, 'A Side Order of Hijiki', que no trata, como puede parecer, sobre las algas comestible hijiki. 'No hay algas', dice Garrett 'En realidad es la palabra que Mulgrew utilizaba para describir mi estilo. Él solía decir: ‘Te escucho tocar ese hijiki'.

Si bien no homenajea directamente a Miller, Garrett sí que rinde homenaje a una serie de otros amigos y héroes -Chick Corea, Chucho Valdés, Sonny Rollins, Donald Brown- en Pushing the World Away, lo que conecta el álbum a la joya que Garrett publicó en el año 2012, Seeds From The Underground. 'No estaba pensando en continuar de la idea de homenaje de Seeds', dice Garrett. 'Estaba escribiendo. Por ejemplo, durante uno de mis viajes a Guadalupe, estaba componiendo un tema feliz y optimista sobre las islas del Caribe, y eso me hizo pensar en Sonny. Lo llamo 'J'ouvert', que es el nombre criollo de Carnaval. Es mi 'St. Thomas'. Espero que a Sonny le guste”.

'Hey Chick' es un baile elegante con el expresivo solo de Garrett. 'Captura de ese ambiente hispano, marroquí', dice Garrett' y es algo que me imaginaba a Chick tocando'.

El vivaz y orientado al baile 'Chucho’s Mambo', con la animada percusión de Rudy Bird y las festivas trompetas de Ravi Best, es la interpretación de Garrett, en clave de salsa cubana, de cómo podría haber sido una colaboración con Valdés. 'Estábamos tratando de reunirnos pero no pude conseguir un visado para entrar a Cuba', dice Garrett. 'Habíamos estado escribiendo el uno para el otro”. Agrega con orgullo: 'Chucho y yo cumplimos años el mismo día”.

'Brother Brown', un tema lento y emotivo, con Garrett al piano y una sección de cuerda de tres personas, es un homenaje a Donald Brown, músico de confianza de Garrett y co-productor del álbum. 'Quería que esta pieza fuera conmovedora y representase la personalidad de Donald', dice Garrett. 'También quería subir el listón compositivamente. Donald me dijo, 'Tú lo escribiste y tú sabes cómo debe sonar. Tú deberías tocar el piano.’ Los otros dos pianistas que utilicé en estas sesiones -Vernell Brown y Benito González- estaban allí y me indicaban que lo estaba haciendo bien'.

Vernell y Benito son dos de los miembros de la banda de Garrett, ambos graduados en la informal Escuela de Música Kenny Garrett. 'Cuando pienso en Art Blakey siendo un mentor durante tantos años, y cómo Miles fue un mentor para mí también… me gustaría devolver todo eso a mi manera', dice. Kenny señala que su grupo fue la primera parada de baterías como Brian Blade, Chris Dave, Ronald Bruner y Jamire Williams. Entre los baterías de Pushing the World Away se incluyen McClenty Hunter, Marcus Baylor y Mark Whitfield , Jr. 'Vienen aquí, y luego siempre hay gente que espera que toquen para sus propias bandas ', dice. 'Estoy feliz de ser capaz de ayudarles a encontrar sus voces. '

Actualmente, la banda con la que Garrett gira y trabaja está compuesta por el pianista Brown, el bajista Corcoran Holt y Hunter en la batería. González se pone al piano cuando está libre. Y Garrett ha ampliado su cuarteto básico a quinteto con el percusionista Bird. 'Rudy le añade mucho a la banda', dice Garrett. 'Él también solía tocar con Miles y añade mucho a la música'.

En total, Pushing the World Away cuenta con 12 temas, todos ellos compuestos por Garrett, excepto por una magnífica versión de la canción de Burt Bacharach y Hal David 'I Say a Little Prayer”, que se hizo famosa en 1967 gracias Dionnes Warwick. 'La tocábamos en la prueba de sonido mientras estábamos de gira por Europa', dice Garrett, “y las personas que estaban trabajando en las salas siempre aplaudían. Así que sabíamos que teníamos que incluirla en el álbum'.

En el artículo de DownBeat del año pasado, Garrett dijo, 'Quieres ver crecimiento en cada álbum que grabas'. Ese es ciertamente el caso de Pushing the World Away, su álbum número 17 como líder, que capta al artista de 52 años en la cima de sus capacidades creativas como saxofonista y compositor.

Más información: www.kennygarrett.com

Viernes, 18 de julio | SHEILA COOPER QUARTET

Sheila Cooper. Saxo alto y voz
Joan Monne. Piano
Iganasi Gonzalez. Contrabajo
Xavi Maureta. Batería



Sheila Cooper es una saxofonista, compositora y cantante canadiense que ha obtenido el reconocimiento de la prensa norteamericana especializada en jazz. La combinación entre modernidad y clasicismo  de su trabajo supone un contraste sonoro de gran interés, este es un logro que se refleja  plenamente en su discográfica. A lo largo de su carrera Sheila ha grabado junto a grandes nombres de la escena neoyorquina como Gary Versace o Billy Drummond, también  ha actuado en los clubes y festivales más destacados, desarrollando una trayectoria  como artista que combina con su actividad docente en Viena, ciudad en la que ha residido durante los últimos años. Sus proyectos han sido destacados por la prensa especializada, recibiendo especiales menciones en la prestigiosa publicación norteamericana Downbeat.

Sus giras por España con su cuarteto han servido para consolidar a esta artista en nuestro circuito, que ha visitado frecuentemente alcanzando gran éxito.

Más información: www.sheilacooper.com


PRESENCIAL

DOCUMENTACIÓN

Teléfonos

983 18 7805 - teléfono
983 18 7801 - fax

Aviso Legal
Política de Privacidad

Atención al público

Horario: de lunes a viernes, de 9 a 14 horas.
Edificio 'Condes de Buendía'
C/ Juan Mambrilla, 14. 47003. Valladolid
centro.buendia@uva.es
extension.cultura@uva.es

CENTRO BUENDÍA